¿Quién no tiene “traumas de la niñez”?